Turismo cultural como herramienta de identidad.

El turismo depende de procesos de gran complejidad como: la globalización, las tecnologías de la información y comunicación, sostenibilidad del desarrollo, entre otras. Las tendencias en la actividad turística son cambiantes y la oferta se ha diversificado con el objetivo de incrementar la calidad y conseguir un valor añadido. Es muy importante para poder establecer un producto de calidad conocer las características de nuestro público.

El patrimonio es un arma de identidad y en definitiva su singularidad contribuye a generar una imagen de marca. Es importante destacar elementos de diferencia y singularidad que contribuyan al posicionamiento del destino. Muchas veces el querer “arreglar” los monumentos provoca una pérdida de identidad y le resta valor cultural al destino.

Desde principios de la década de los 2000 (ver tabla 1) ha ido en potencia el turismo cultural como un cambio de paradigma en la motivación de los viajes. Algunos viajeros dejaron los destinos masivos y comenzaron a optar por un turismo que les acercara a los destinos que visitaban y que les dejara una satisfacción del conocimiento de la cultura del lugar.

(Tabla.1)

México es un país pluricultural y rico en patrimonio tanto tangible como intangible, es por esto que muchos de los gobiernos han visto en el segmento cultural una nueva oportunidad para atraer turistas a los estados y como posicionamiento de marca.

El país tiene un vasto abanico de opciones para realizar este tipo de turismo (ver tabla 2), cuenta con destinos contrastantes entre culturas y numerosas actividades a realizar como visitar monumentos arquitectónicos, museos o galerías, arqueología, gastronomía, ferias populares, artesanías y asistencia a conciertos y espectáculos.

(Tabla.2)

Sectur, 2002

 

Las estrategias de desarrollo local y regional que se enfoquen en proyectos para crecimiento sostenible generarán una efectividad en ámbitos de preservación y el desarrollo del sector terciario.

El acceso al patrimonio tiene que basarse en la adecuada gestión del flujo de visitantes,horarios, áreas restringidas etc.  Es fundamental que los habitantes de las zonas turísticas tengan una participación activa en el proceso de investigación y planificación y, especialmente, en la ejecución de los mismos, para cuidar de estos bienes se debe tener el establecimiento de normas de manejo en las que se consideren características como: tipos de sitio y su uso, políticas de conservación, relación con la comunidades vivientes , tipos de visitante , capacidad de carga y seguridad en el sitio

En estos casos el turismo cultural el patrimonio se vuelve un producto que genera riquezas y empleo en el que es necesario desarrollar una planificación que colaborara el sector público y privado, el surgimiento de un turista sensibilizado al medio ambiente y diversidad cultural se ha de ver con dos caras: una oportunidad de desarrollo y una amenaza debido a las afectaciones que puede tener sobre el patrimonio natural y cultural.

Referencias

Ballart, J. y Juan-Tresserras,J. ( 2003). El patrimonio y el turismo. Patrimonio cultural y turismo cuadernos: Pensamiento acerca del Patrimonio Cultural. Antología de textos pag.161-187

Enlaces:

El turismo cultural en México – Resumen Ejecutivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s