La Gentrificación como consecuencia del Turismo de segunda residencia.

La Gentrificación como consecuencia del Turismo de segunda residencia.

El turismo ha estado presente a lo largo de mucho tiempo, no como un invento sino como una necesidad del hombre que se modifica con el pasar de los años puesto que las necesidades nunca son completamente satisfechas al estar en cambios constantes tanto personales como tecnológicos. Ejemplificaciones de ello son los surgimientos de medios de comunicación tales como el ferrocarril y el avión generando cambios radicales para esta actividad.

A lo largo de la historia se puede observar que en el principio los motivos de viaje eran por descubrir nuevos lugares, expandir los horizontes y colonizar, al pasar el tiempo se fueron diversificando los motivos como por cuestiones religiosas, negocios, filosóficas, etc. Más adelante, con la revolución industrial, los motivos de viaje comenzaron a ser con fin de ocio y recreación.

En  la actualidad, los motivos más comunes no han cambiado tanto ya que el ocio y la recreación ocupan un gran lugar en la escala a pesar de existir otros como viajes por negocios, visitas a familiares/amigos, por salud, etc., entre ellos podemos encontrar diferentes ramificaciones así como tipos de estancia, en este caso, la presente investigación se centrará en el tipo de turismo llamado de segunda residencia.

El turismo de segunda residencia, según Torres (2003; p. 49) es “aquel que protagonizan las personas, normalmente agrupadas en unidades familiares, que, en un proceso temporal determinado, se trasladan a ciertos espacios, habitualmente destinos turísticos tradicionales, vinculándose a los mismos por largos periodos de tiempo mediante relaciones inmobiliarias”.

Este tipo de turismo tiene un tiempo máximo de duración de seis meses, en ese tiempo los turistas han rentado o comprado propiedades ajenas a su procedencia en lugares donde mejor les parezca debido a las características y atractivos, así como de acuerdo a las preferencias de cada persona en función a sus expectativas de calidad de vida, en su  mayoría las rentas son adquiridas fuera del lugar y dedican la mayor parte de su estancia a las actividades de ocio aunque también pueden desarrollar una actividad laboral en el destino.

Es caracterizado por rentas altas y medias, viviendas grandes, accesibles y seguras, habitualmente ubicadas en destinos turísticos donde se encuentren cercanos atractivos para llenar la gran cantidad de tiempo libre que disponen los turistas residentes.

Todo tipo de turismo genera impactos, ya sea positivos o negativos de acuerdo con la sociedad que lo realice y la educación ambiental de la época. Dependiendo del tipo de turista y la tipología de turismo o del espacio turístico que haya escogido al realizar las actividades.

Desde luego, el turismo de segunda residencia genera impactos para el lugar donde esté asentado ya que al albergar diferentes personas de lo habitual, los cambios generados son completamente inesperados y rotundos. Pueden ser de manera económica, beneficiando al sitio pero también puede generar el encarecimiento de productos o servicios alrededor de la o las zonas.

Se pueden ver diferentes opiniones acerca de este tipo de turismo, como por ejemplo el sector hotelero usualmente lo ve de una manera negativa o poco deseable para un destino turístico, no solo por el hecho de que afecta los flujos turísticos lo cual va directamente a las estadísticas de pernocta en hoteles del destino, sino que también argumentan que trae pocos beneficios para la ciudad, ejerciendo presión inclusive en los rasgos culturales y los recursos naturales, ya que al instalarse en un extenso tiempo, los turistas tienden a adoptar los usos y costumbres de la ciudad receptora, también suelen compartir o imponer sus tradiciones y fiestas generando una diversificación en el lugar.

Por otro lado, otros sectores contra argumentan que los beneficios de la segundas residencia son amplios. Ejemplo de esto es la creación de empleo debido a la demanda de servicios que generan, al llegar con ciertas expectativas de lo que desean usualmente generan nuevos dinámicas económicas beneficiando a la población local. Otro caso es la promoción turística que puede aportar a potenciales turistas debido al vivir y tener una experiencia más cercana al destino, suelen compartir esto con sus personas cercanas e inclusive es usual que traigan más gente a visitar los sitios, por último opiniones coinciden en  que pueden dar una aportación de capital al destino, así como su experiencia en asuntos económicos, generando proyectos emprendedores e innovadores.

Hablando de países donde se lleva a cabo esta actividad turística se puede ver que en cifras se encuentra en primer lugar España, seguido por Portugal, Grecia e Italia. Aunque México queda por muy debajo de las cifras de estos países, se aprecia que en estudios realizados en 2001 el turismo de segundo residencia ocupaba el 3% de las viviendas del país, siendo propiedades adquiridas por turistas, también el 7% de los turistas extranjeros que llegaron al país declararon estar buscando una segunda residencia.

Es posible ver estas las características buscadas en México ya que debido a la gran biodiversidad que ofrece, es uno de los destinos preferidos del viajero y  es posible  realizar todo tipo de turismo en los diferentes estados y vagar entre la cultura e historia de una manera sin igual, en los últimos años se ha tenido un auge a lo que viene siendo el turismo de segunda residencia y ha sido investigados los casos y lugares específicos donde se ha estado dando.

Uno de los varios casos presentes en el país es la ciudad de San Miguel de Allende, perteneciente al estado de Guanajuato, que es uno de los sitios más emblemáticos de la independencia de México, siendo un tesoro colonial en el país. La lista de atractivos es extensa y los servicios y espacios turísticos que se presentan hacen de ella una ciudad que atrapa a cualquiera.

Siendo patrimonio cultural de la humanidad desde el 2008, ha sido foco para el asentamiento desde turistas extranjeros desde décadas atrás debido a la gran comodidad y ambiente que proporciona la ciudad que parece atrapada en el tiempo, las estadísticas demuestran esto revelando que 10% de la población actual es de origen extranjero, la mayoría procedente de Estados Unidos aunque también se pueden encontrar residentes de países como Bélgica , Holanda, Sur de España, gran parte de estos son jubilados que tienen una pensione estable, además se menciona que este sector aporta 10% de la participación económica en la ciudad, en lo que podemos ver reflejados uno de las impactos que genera el turismo de segunda residencia , ya  que no solo  aportan a la economía si no también invierten capital, muchos de ellos son socios de comercios turísticos en el destino.

Esto ha sido conveniente para los profesionales inmobiliarios que han visto a San Miguel de Allende como una oportunidades de oro debido no sólo a la gran cantidad de gente que desea adquirir una residencia ahí sino también pobladores que están en busca de hacer negocio alquilando o vendiendo sus casa en respuesta a las grandes cotizaciones que se están ofreciendo en la demanda, por lo tanto va en aumento el movimiento de originarios de la ciudad, así como la construcción de desarrollos mobiliarios cuyas casas se cotizan a partir de los 208 mil dólares.

En Yucatán, se puede ver lugares que reciben este tipo de turismo tales como lo son Progreso y Mérida , aunque los dos tengan diferentes dinámicas, ya que se puede hablar de que el primero recibe un turismo local en temporadas vacacionales, a diferencia de la capital que en lo últimos años, en la cual se ha podido ver cambios significantes en el centro histórico debido a la compra de residencias por parte de extranjeros jubilados que vienen a instalarse por largos períodos de tiempo, esto ha sido notable en la imagen de la ciudad, debido a que al llegar normalmente arreglan las casas, no modernizándolas si no rescatando sus fachadas,  proceso esto ha ocasionado que los precios en el mercado mobiliario suban generando así que muchos residentes quieran vender sus casas a un mercado extranjero.

Con estos casos se ve un claro ejemplo de algunas de las consecuencias del turismo de segunda residencia, un fenómeno denominado como gentrificación que se refiere a un proceso de transformación urbana que implica la revalorización de un barrio históricamente excluido o pauperizado, con el fin de cambiar su perfil y atraer a pobladores de alto poder adquisitivo, provocando la expulsión o desplazamiento de sus históricos habitantes (por encarecimiento de viviendas, servicios públicos, alimentos, etc). Este fenómeno encaja perfectamente con algunos de los efectos causados por el turismo de segunda residencia.

Para entender este fenómeno, lo que se necesita es fraccionarlo y sacar todas las cosas que hagan un conjunto para su formación y definición:

Se tiene primeramente que es un proceso, lo cual significa que se somete una cosa para elaborarla o transformarla, con lo cual se llega al segundo punto, una transformación que llega al cambio de algo que, en este caso, sería de una sociedad (urbana) con el fin de atraer otro tipo de gente que tenga un alto poder de renta, es decir, que pueda dejar grandes cantidades de dinero al sitio y para poder realizarlo, se expulsa a la gente local que, a veces, tiene propiedades que han servido a generaciones y que heredan de ellas.

Con el paso del tiempo involucra una metamorfosis en las ciudades que presentan este fenómeno e incluye una serie de cambios drásticos así como diferentes impactos en la sociedad, coloquialmente hablando se refiere a un “Entre lo nuevo , sale lo viejo” hacia los pobladores habituales , generando un desplazamiento en gran magnitud de residentes locales en sus mayoría por presión  de clases sociales de mayor poder adquisitivo, si se analiza desde el punto de vista turístico, se puede ver como este fenómeno encaja totalmente en consecuencia de la actividad turística de segunda residencia: al ser extranjeros que llegan a una ciudad con especiales atractivos y poco a poco van moviendo toda la dinámica del lugar al querer adquirir propiedades en las cuales habitar.

Toda la esfera social participa en este fenómeno, desde los gobiernos locales que permiten y dan facilidades a las trasformaciones así como las elevaciones de los costos de suelo abriendo paso a que la oferta y demanda suba, fomentando la aparición del fenómeno, no teniendo sistemas de freno para estas situaciones; los grupos sociales al igual modifican el entorno a diestra y siniestra según sus conveniencias durante todo el proceso de gentrificación, al tener un mayor poder adquisitivo esto es posible incluso en períodos de tiempo muy cortos. Por último la cultura igual se ve involucrada y es un factor destacado debido al uso de patrimonio y el valor histórico que se puede ver afectado.

Una de las grandes consecuencias de la gentrificación es la segregación social, debido a que el proceso conlleva una restructuración económica, sociocultural y demográfica del espacio urbano.

Como ya se ha mencionado, movimientos como los son el turismo de segunda residencia generan nuevas demandas en los lugares, por lo que es común que las poblaciones gentrificadas tengan gran oferta de servicios, las personas residentes al igual suelen buscar lugares céntricos ya que esto le da una mayor facilidad de traslado, así como el estar cerca de comercios y servicios como los son restaurantes, escuelas, bares, lugares de esparcimiento etc, que hacen de su estadía algo más ameno.

Uno de los sectores principalmente beneficiado de esto es la industria inmobiliaria como se ve en el caso de San Miguel de Allende, este sector logra tener gran rentabilidad en los lugares que pasan por este proceso, en muchos de los casos es porque las empresas compraron los terrenos muy por debajo de sus valor, debido al abandono, poco uso o mal estado en que encuentran y una vez teniéndolo así se decían a mejorarlo, remodelándolo y dándole una mejor visión para el comprador mejorando su plusvalía al punto de que puede ser considerado como inmuebles de lujo, y al ser una fuente de riqueza fiscal los gobiernos quien da prioridad a su arreglo y procuran que la visión del exterior de las residencias sea bueno por lo que mejoran calles, banquetas y proporcionan alumbrado. Estas zonas se re-catalogan socioeconómicamente, dejan de ser un peso en términos de seguridad, programas sociales y desarrollo urbano.

Cabe mencionar que este fenómeno no es solo de ciudades o zonas urbanas y es debido en su gran mayoría a cambios en la formas de consumo y preferencia de los consumidores así alguna región en particular, puede ser relacionado con las características de ubicación centralización y exclusividad en su mayoría, una diversificación en la clases sociales.

La relación con el turismo de segunda residencia es directa debido a que queda catalogado como una actividad que conlleva un proceso de gentrificación según sus características y consecuencias, los impactos sociales y económicos de este tipo de turismo quedan igual en la esfera del fenómeno, por lo que sus estudio es pertinente para entender muchas de las ramificaciones y cambios que implican el asentamiento de turismo de segunda residencia en algún destino.

 

BIBLIOGRAFIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s